La jornada de disturbios y manifestaciones en el Urabá antioqueño se tornó más delicada el viernes con la destrucción del peaje ubicado en Turbo y ataques con piedras y fuego a las alcaldías de Carepa y Chigorodó. Los manifestantes atacaron las alcaldías de Carepa y Chigorodó y se enfrentaron a la Policía.

BAKANA, (MEDELLIN)

La Gobernación de Antioquia aseguró que las pandillas están detrás de los bloqueos en las vías con palos y rocas de gran tamaño, las llantas quemadas y, en general, los problemas de orden público que persisten desde la noche del pasado miércoles, cuando empezó un cese de actividades pacífico como protesta por la ubicación actual de tres peajes, pero que tuvo que levantarse el mismo día, justamente por las acciones violentas, que dejaron una persona muerta. 

Además de los daños causados a las mencionadas sedes de las administraciones municipales y el peaje de Riogrande, Turbo, fuentes cercanas a la Alcaldía de Chigorodó confirmaron que el alcalde, Daniel Álvarez, por poco es atacado por los manifestantes.

Asimismo, según fuentes del Departamento de Policía de Urabá, el comandante de la institución, Luis Soler, fue golpeado en la noche del jueves en Chigorodó, mientras se desplazaba en el vehículo institucional con un alcalde y un sacerdote, con la intención de dialogar con los manifestantes.

Hugo Parra, subsecretario de Gobierno de Antioquia, dijo que se han hecho sobrevuelos para confirmar cómo está la situación

“Hay refuerzo de 400 hombres de la Policía, 300 más del Ejército y dos grupos especiales de los batallones de operaciones urbanas que llegaron a la zona para garantizar la tranquilidad y la libre circulación de vehículos y personas”, anotó el funcionario.

Ciudadanos mantienen su postura de rechazo a la ubicación actual de las casetas, con el argumento de que los cobros afectan a los lugareños que deben desplazarse entre uno y otro municipio para trabajar, estudiar, acceder a salud y realizar otras actividades. Aunque la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) estableció tarifas preferenciales para ellos, consideran que estas cubrirían a muy pocas personas. Asimismo, la entidad indicó que no es viable hacer la reubicación de las casetas de recaudo.

El Comité de Iniciativa Ciudadana, organizador del cese pacífico inicial, rechazó las vías de hecho, así como cualquier manifestación violenta en los municipios. Siguen pidiendo diálogo con el Gobierno.

Frente a esta situación, el diputado de Antioquia Luis Eduardo Peláez le envió una carta al gobernador Luis Pérez en la que le pide que defienda al Urabá de la misma forma como defiende a Belén de Bajirá, territorio en disputa con el Chocó. “Recuerde que frente al reclamo sobre Belén de Bajirá usted tomó la batuta y salió a desafiar al Gobierno diciendo que ese territorio es de Antioquia y la comunidad lo apoyó (…) ahora esa comunidad le pide que con esa misma rebeldía diga ‘no’ a los peajes en Urabá”, dice la misiva.

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)